SANTUARIO DE LA BIEN APARECIDA

12 Mayo, 2019

Bien Aparecida

Patrona de Cantabria

El día 10 de mayo se reunía el Consejo provincial con la comunidad del Santuario de la Bien Aparecida. Fue un día de reflexión y diálogo sobre la marcha del santuario y el futuro de nuestra comunidad trinitaria.

Recordando un poco de historia, desde 1908 reside en este santuario la comunidad trinitaria. A través de todos estos  años, aparte de Santuario de la Patrona de Cantabria, esta casa ha sido seminario trinitario y noviciado por donde han pasado figuras como el Beato Domingo,  Vble. P. Félix de la Virgen y un innumerable número de religiosos de la Orden. En estos momentos en el santuario residen 6 religiosos que atienden al santuario, a la iglesia trinitaria de Laredo, a diversas parroquias rurales del entorno, al hospital de Laredo y a la cárcel de Santoña

En las afueras de Hoz de Marrón, arropado por un bellísimo paisaje, se levanta el Santuario de la Patrona de Cantabria. La historia de la devoción mariana bajo la advocación de la Bien Aparecida se remonta a comienzos del siglo XVII, cuando en septiembre de 1605, la Virgen se apareció a unos niños pastores. Cada año, el 15 de septiembre se celebra su festividad.
 
EL origen de la construcción del Santuario parece que tiene lugar a raíz de la reconstrucción de la antigua ermita de San Marcos en 1609, con el objetivo de dignificar un aposento a la Aparecida. En 1614 se levantó una hospedería para acoger a los peregrinos que atraía la devoción. A lo largo del siglo XVII se sucedieron nuevas ampliaciones para, a principios del XVIII, finalizar las obras del Santuario.

El exterior del templo está formado por fuertes muros de mampostería, con firmes sillares en los contrafuertes y esquinas. La portada de acceso es sencilla, con airosa espadaña de tres huecos de campanas, rematada en frontón triangular.

La planta de la iglesia es de cruz latina, con una sola nave de tres tramos, con crucero señalado en planta y cabecera recta. Detrás del presbiterio se encuentra la sacristía-camarín de planta trapezoidal. Destaca en la cubierta el desarrollo de las bóvedas de crucería estrellada, con terceletes y combados.

El retablo mayor es una pieza barroca magnífica y monumental. Está enmarcado en guardapolvo, es dorado y presenta predela, un cuerpo, coronación y tres calles separadas por columnas salomónicas. Los retablos colaterales están compuestos de predela, dos cuerpos y tres calles, no diferenciándose del mayor a no ser en los casamentos principales. Todos los retablos fueron contratados en 1733 por el arquitecto Raimundo Vélez del Valle y por el escultor Tomás de Gargollo y Ortiz, que siguieron las trazas proporcionadas por Vicente Ortiz de Arnuero.

La imagen de la Bien Aparecida se expone en la calle central del retablo mayor. Se trata de una talla de reducidas dimensiones, sobre peana de estilo renacentista. En cuanto a su antigüedad, parece de finales del siglo XV o inicios del siglo XVI. También destacan en el interior del Santuario el órgano, del siglo XIX, y las pinturas de César Abín, representando la escena de la Aparición de la Virgen.

En 1905, a instancias del párroco del pueblo de Marrón y refrendado por unanimidad por toda la diócesis, la Virgen de la Bien Aparecida fue proclamada Patrona de la Montaña, siendo coronada canónicamente en 1955.

Declarada Bien de Interés Cultural / 1983