Familia Trinitaria

La Familia Trinitaria está integrada por los hermanos, las hermanas y los laicos que llevan el nombre de la Trinidad como titular y reconocen como padre a San Juan de Mata. Todos participan del mismo carisma trinitario redentor y prolongan en la historia su misión de: la gloria de la Trinidad y la redención de los cautivos de nuestro tiempo.

En la comunión de un mismo carisma, los miembros de la Familia Trinitaria, desde distintas partes del mundo, proclaman la verdadera libertad para los que carecen de ella, promueven la dignidad de los pobres y oprimidos, acogen a los refugiados, emigrantes y transeúntes, ayudan a los más necesitados, anuncian el evangelio en tierras de misión, son solidarios con los perseguidos a causa de su compromiso con el evangelio y ejercen el ministerio pastoral según la índole propia de su carisma.

Trinitarias y trinitarios, nacidos "para gloria de la Trinidad y la redención de los cautivos", son hoy en la Iglesia y para el mundo testigos del Dios Trinidad y apóstoles de la Redención.

Son miembros de la Familia Trinitaria: los religiosos trinitarios, las monjas trinitarias contemplativas, las religiosas trinitarias de Valence (Francia), las hermanas trinitarias de Roma, las religiosas trinitarias de Valencia (España), las hermanas trinitarias de Madrid (Urquijo), las religiosas trinitarias de Mallorca, las oblatas de la Santísima Trinidad (Roma) y el laicado trinitario.



Fundados directamente por San Juan de Mata y San Félix de Valois, nacen en los alrededores de Paris el 1193 aproximadamente. El papa Inocencio III confirmó la Regla Propia el 17 de diciembre de 1198 y comienza una doble actividad expansiva y redentora que la ha llevado hasta la actualidad a todos los rincones del mundo y a todas las mazmorras donde se hace necesaria la liberación de Cristo Redentor.

En la sección de historia de la Orden puedes encontrar más datos sobre los religiosos trinitarios en la actualidad.

Desde comienzos del siglo XII se encuentran en las casas de los trinitarios las llamadas "sorores" dedicadas al culto de la Santísima Trinidad y al cuidado de los enfermos del hospital anejo al convento. El primer convento solo para contemplativas es en Avingaña (Lérida (provincia)|Lérida), fundado en 1236.

El deber de la propia santificación, la comunión con Dios Trinidad, el trato de hermanas, la igualdad, el espíritu de diálogo, la corrección evangélica, la solicitud por las hermanas enfermas y por los cautivos, fueron elementos que configuraron nuestra identidad.

A finales del siglo XVI, se fundaron los primeros conventos de monjas trinitarias contemplativas calzadas. Los pioneros en La Mancha, fueron los conventos de San Clemente (Cuenca), en 1588; y el de La Roda (Albacete), en 1598.

En 1609, San Juan Bautista de la Concepción, Reformador de la Orden, después de haberse reencontrado personalmente con la Regla Primitiva, con toda la ilusión del que ha encontrado un tesoro, la comenta detenidamente y la aplica a las hermanas calzadas, adaptando a su momento histórico, a partir de los elementos esenciales de la Regla, la figura de la monja trinitaria descalza. Concretamente en la aplicación del amor a los pobres propone gestos sumamente innovadores y comprometidos con el espíritu de la Regla y sugerentes para aquella época. De este proyecto surgen en 1612 las trinitarias descalzas y su primer monasterio es el fundado en Madrid.

Algunos años más tarde, 1680, Sor Ángela María de la Concepción renueva el empeño de vivir la Regla Primitiva, y desde el amor y cercanía a la Descalcez se adentra, no sin dificultades, en el espíritu original de San Juan de Mata. Es la fundadora, en El Toboso (Toledo) de la Recolección trinitaria femenina, naciendo así la tercera rama de trinitarias contemplativas, la Recoletas.

Secundando las directrices de la Iglesia, emanadas de documentos como el Perfectae Caritatis y Ecclesiae Sanctae, el 20 de agosto de 1966 desaparecen los viejos apellidos de las trinitarias contemplativas para renacer con un solo nombre y con una identidad más clara y nítida, una comunión reforzada en el modelo y origen en la Santísima Trinidad, y puesta al servicio de la redención a través de una vida profundamente contemplativa.

El origen de esta identidad no hubo duda en encontrarlo en San Juan de Mata y en su Regla, pero también se pudo percibir, y se acogió como regalo y don de la Trinidad, la influencia del espíritu renovador de San Juan Bautista de la Concepción y de la Venerable Sor Ángela María de la Concepción.

Con su vida de oración, alabanza, silencio y sacrificio, unidas diariamente al sacrificio redentor de Cristo, no sólo son alabanza de gloria para la Santísima Trinidad, sino también instrumentos de redención, pues están presentes y actuales en los lugares donde trinitarios y trinitarias trabajan y libran por la redención de los hombres. Las trinitarias contemplativas, corazón de la Familia Trinitaria, son en la obra de la redención los brazos en alto que arrancan de la Santísima Trinidad la eficacia de la acción redentora para toda la Familia Trinitaria. Son también un signo luminoso y un reclamo permanente a vivir la dimensión contemplativa, para experimentar el amor de la Trinidad y para oír mejor su voz en el grito de los pobres y de los esclavos de nuestra sociedad.

Actualmente, las Trinitarias Comtemplativas están presentes en cuatro continentes con un total de veintitres monasterios:

  • En España los de Martos (Jaén), Andújar (Jaén), Alcalá la Real (Jaén), Fuensaldaña (Valladolid), El Toboso (Toledo), Quintanar de la Orden (Toledo), Suesa (Cantabria), Laredo (Cantabria), Burgos, Madrid, Villena (Alicante), Calig (Castellón), Noia (A Coruña), San Clemente (Cuenca), Villoruela (Salamaca).
  • En América los de Lima (Perú), Marcarà (Huaraz, Perú), Ayaviri (Puno, Perú), Penco-Concepción (Chile), Guayaquil, Gatemala y Tegucigalpa (Honduras).
  • En África un monasterio en Tsiroanomandidy.

Visitar web propia

Las Religiosas Trinitarias, conocidas como Trinitarias de Valence, nacen en 1660 en Francia. Tienen su origen en un grupo de terciarias trinitarias de san Nizier en Forez (Lyon), que tomaron como Regla de Vida la regla de las monjas trinitarias reformadas de España, aprobada por Urbano VIII en 1634.

Leon XIII aprobaba sus propias constituciones en 1891. La espiritualidad trinitaria une a esta congregación con la Orden Trinitaria mediante vínculos mantenidos a lo largo de tres siglos. Muchas procesiones de esclavos liberados por los trinitarios hicieron un alto en los hospitales de las religiosas. Desde su origen la congregación ha sido hospitalaria y enseñante, con atención especial a los pobres, y, en lo que va de siglo, también misionera.

Están presentes en Francia, Bélgica, España, Inglaterra, Cánada, Irlanda, Italia, Suiza, Gabón, Camerún, Madagascar, China, Corea del Sur, Filipinas y Colombia.

Visitar web propia

El Instituto de las Hermanas Trinitarias de Roma tiene su origen en 1762. La fundadora, Teresa Cucchiari, nace en Roma donde frecuenta la iglesia de San Carlino de los trinitarios españoles y forma parte de los laicos de la Orden tercera.

Bajo la protección del cardenal Marco A. Colonna, Teresa funda una congregación cuya finalidad es la glorificación de la Santísma Trinidad y la educación de la juventud débil, pobre y marginada. Viven el carisma redentor en la escuela acogiendo a los niños y jóvenes más desfavorecidos; en los institutos educativos asistenciales donde tratan de desarrollar una sólida pastoral familiar; y en las parroquias desarrollando la labor catequética y tomando parte en todos sus gremios.

Realizando su gran labor evangelizadora, educativa y asistencial en Italia, Estados Unidos, Madagascar y Filipinas.

El Instituto Santísima Trinidad, conocido como Trinitarias de Valencia, fue fundado por Rosa Cuñat, Salvadora Cuñat, Tomasa Balbastro, Ana María Gimeno, y Rosa Campos, nace en 1885 integrado en la Orden Trinitaria e inicia su historia con el deseo de manifestarse al mundo como comunidad que diera mucha gloria a la Trinidad, redimiendo a niños y jóvenes pobres a través de la educación. La gloria de la Trinidad, la comunión fraterna y la caridad redentora dan sentido a la vida de este instituto trinitario. Desde un principio ejercen sus misión liberadora entre los sectores más necesitados: recogen en sus casas a los niños huérfanos, a los que no tienen escuela y a las niñeras que pasan el día en las calles con peligro de perderse; dan catequesis a niños, jóvenes y adultos; acogen a personas mayores que viven solas, etc.

Con casas en España y Austria y Madagascar, y con una fuerte presencia en Latinoamérica, fundamentalmente en Argentina, Bolivia, Colombia, Puerto Rico.

Visitar web propia

Las Hermanas Trinitarias, conocidas como Trinitarias de Madrid, nacidas para ayudar a las jóvenes que se abren camino en la vida y encuentran dificultades para su realización personal, fueron fundadas por Francisco Méndez Casariego y María Ana Allsop en 1885. Su misión apostólica, enraizada en la experiencia de Dios Trinidad como fuente de la caridad redentora, comprende la búsqueda, acogida y evangelización de aquellas jóvenes necesitadas de ayuda para preservarse de cualquier peligro y de aquellas que habiendo caído en él, quieren liberarse.

Tienen presencia en España, Italia, México, Guatemala, Argentina, Uruguay e India.

El 2 de febrero de 2013 se fusionó a esta congregación de trinitarias el Beaterio de la Santísima Trinidad de Sevilla. El Beaterio fue fundado en 1719 por la madre Isabel de la Santísma Trinidad, bajo el impulso del trinitario padre Chacón, para cuidar niñas huérfanas, adoptando la regla de las monjas trinitarias. Quedó afiliado a la Orden Trinitaria en 1879. Desde mediados del siglo XX se dedicó a la enseñanza y al cuidado de niñas huérfanas. Sin afán de extenderse se mantuvo en Sevilla.

Visitar web propia

Las Religiosas Terciarias Trinitarias, conocidas como Trinitarias de Mallorca nacen en 1810 en Felanich (Mallorca), fundadas por el trinitario mallorquín padre Miguel Ferrer Bauzá, quien redactó la primera Regla de Vida del instituto, inspirada en la regla de san Juan de Mata.

Ejercen su misión liberadora en: la educación integral de niños y adolescentes a través de escuelas de iniciativa social, la educación en la fe a todos los niveles mediante las catequesis parroquiales, la acogida a la infancia marginada en hogares infantiles y distintas obras sociales, la ayuda a las mujeres participando en organizaciones de países del tercer Mundo.

Tienen presencia en España, Perú y Bolivia.

Visitar web propia

Las Oblatas de la Santísma Trinidad, fundadas en 1960 por el trinitario padre Luigi Cianfriglia, junto con un grupo de terciarias trinitarias, viven y trabajan según el estilo propio de los institutos seculares.

Se comprometen de modo especial en la santificación de los sacedotes y consagrados, procuran que las familias cristianas se renueven a imagen de la Trinidad, promueven la inhabitación de la Trinidad en las almas y participan en las obras de liberación y solidaridad en favor de los cristianos que sufren a causa de su fe. Esta joven congregación ha estado presente en Italia y Madagascar, pero actualmente se ha visto reducida considerablemente, prácticamente está desaparecida.

Desde sus orígenes, el Laicado Trinitario está ligado a la vida y al carisma de la Orden Trinitaria. Los laicos participaban en la misión de los religiosos, formaban cofradías que vivían de su espiritualidad y ayudaban en las obras caritativas, principalmente en la redención de cautivos, con sus recursos y participación personal.

Los laicos trinitarios, en virtud de su bautismo y como discípulos de Juan de Mata, hacen su experiencia de la Trinidad y del Cristo Redentor junto al pobre, al cautivo y a los marginados del mundo actual, colaborando en las obras de apostolado de las comunidades de trinitarios y trinitarias.

La vida e identidad del laicado están reguladas en el Proyecto de Vida del Laicado Trinitario. Los diversos grupos, nacidos en torno a las comunidades trinitarias, se organizan por zonas, regiones y naciones. Están representados en el Consejo Internacional del Laicado Trinitario, compuesto por ocho miembros, delegados de España, Italia, Francia, Estados Unidos, Canadá, América Central, América del Sur y Madagascar.

El presidente actual del Consejo Internacional del Laicado Trinitario (CILT) es el español Marco Antonio Escobar Escánez, de la fraternidad de laicos de Algeciras.

Visitar web propia