DOMINGO XIX TIEMPO ORDINARIO

Jesús les dijo en seguida: «¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!»