DOMINGO XVIII TIEMPO ORDINARIO

LECTURAS

Del libro del Eclesiastés (1,2;2,21-23):

¡Vanidad de vanidades!, —dice Qohélet—. ¡Vanidad de vanidades; todo es vanidad!

Hay quien trabaja con sabiduría, ciencia y acierto, y tiene que dejarle su porción a uno que no ha trabajado. También esto es vanidad y grave dolencia.

Entonces, ¿qué saca el hombre de todos los trabajos y preocupaciones que lo fatigan bajo el sol?

De día su tarea es sufrir y penar; de noche no descansa su mente. También esto es vanidad.

Salmo

Sal 89

R/. Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.

V/. Tú reduces el hombre a polvo,
diciendo: «Retornad, hijos de Adán».
Mil años en tu presencia son un ayer que pasó;
una vela nocturna. R/.

V/. Si tú los retiras
son como un sueño,
como hierba que se renueva
que florece y se renueva por la mañana,
y por la tarde la siegan y se seca. R/.

V/. Enséñanos a calcular nuestros años,
para que adquiramos un corazón sensato.
Vuélvete, Señor, ¿hasta cuando?
Ten compasión de tus siervos. R/.

V/. Por la mañana sácianos de tu misericordia,
y toda nuestra vida será alegría y júbilo.
Baje a nosotros la bondad del Señor
y haga prósperas las obras de nuestras manos.
Sí, haga prósperas las obras de nuestras manos. R/.

De la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses (3,1-5.9-11):

Hermanos:

Si habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde Cristo está sentado a la derecha de Dios; aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra.

Porque habéis muerto; y vuestra vida está con Cristo escondida en Dios. Cuando aparezca Cristo, vida vuestra, entonces también vosotros apareceréis gloriosos, juntamente con él.

En consecuencia, dad muerte a todo lo terreno que hay en vosotros: la fornicación, la impureza, la pasión, la codicia y la avaricia, que es una idolatría.

¡No os mintáis unos a otros!: os habéis despojado del hombre viejo, con sus obras, y os habéis revestido de la nueva condición que, mediante el conocimiento, se va renovando a imagen de su Creador, donde no hay griego y judío, circunciso e incircunciso, bárbaro, escita, esclavo y libre, sino Cristo, que lo es todo, y en todos.

Del santo evangelio según san Lucas (12,13-21):

En aquel tiempo, dijo uno de entre la gente a Jesús:

«Maestro, dije a mi hermano que reparta conmigo la herencia».

Él le dijo:
«Hombre, ¿quién me ha constituido juez o árbitro entre vosotros?».

Y les dijo:
«Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes».

Y les propuso una parábola:
«Las tierras de un hombre rico produjeron una gran cosecha. Y empezó a echar cálculos, diciéndose:

“¿Qué haré? No tengo donde almacenar la cosecha”. Y se dijo:
“Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros más grandes, y almacenaré allí todo el trigo y mis bienes. Y entonces me diré a mí mismo: alma mía, tienes bienes almacenados para muchos años; descansa, come, bebe, banquetea alegremente”.

Pero Dios le dijo:
“Necio, esta noche te van a reclamar el alma, y ¿de quién será lo que has preparado?”.

Así es el que atesora para SÍ y no es rico ante Dios».

HOMILIA- I

La avaricia es una idolatría

Hoy toca el Evangelio una cuestión bien difícil: la avaricia del dinero, el deseo inmoderado de hacer fortuna, de amontonar riquezas como sea y a cualquier precio. Por la ambición de los bienes de este mundo se han hecho y se hacen casi todas las guerras. Por el dinero se roba, se soborna, se prostituye, prospera el negocio de la droga y de las armas, se asesina sin escrúpulos. Por el dinero se rompen los lazos humanos más sagrados, los de la familia: ¡cuántas familias rotas a causa del dinero! ¡cuántos odios mortales y eternos entre los hermanos por culpa de las herencias! La ambición del dinero lleva la marca de Satanás que se complace en dividir y enfrentar a los hermanos, en sembrar el odio entre los hombres, en oprimir y explotar al prójimo. El dinero es la causa principal de casi todas las injusticias que comete el hombre contra el hombre, los pueblos ricos contra los más pobres. El dinero, en fin, es el ídolo más poderoso y al que con mayor facilidad se sacrifica el hombre gustosamente. Pocos pueden resistir la fascinación del dinero.

Por eso Jesús ve en la ambición del dinero el obstáculo principal para alcanzar la salvación: “Es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja que un rico entre en el Reino de Dios”. ¿Por qué la codicia del dinero resulta tan peligrosa para la salvación? El Señor nos lo explica con una pequeña parábola en el Evangelio de hoy. Según la enseñanza de Jesús, el que pone su corazón en los bienes de este mundo, se olvida con facilidad de Dios; en realidad, Dios no le hace ninguna falta; cree que con el dinero puede comprarlo todo, tenerlo todo, así que Dios está perfectamente de sobra; más aún, Dios molesta, es un estorbo, una sombra en la conciencia que hay que borrar.

Aquel rico del Evangelio se dice a sí mismo, todo satisfecho a la vista de una gran cosecha: “Hombre, tienes bienes acumulados para muchos años: túmbate, come, bebe y date buena vida”. Aquí termina y a esto se reduce la ambición del dinero: al puro materialismo, donde no hay sitio para Dios y, por eso mismo, tampoco hay sitio para el prójimo. El ambicioso piensa sólo en sí mismo, en dar completa satisfacción a todos los deseos de su cuerpo; se olvida de los que, a su alrededor, pasan necesidad; no le importa que haya millones de personas que mueren de hambre, mientras él se da la gran vida. Por eso el Señor nos advierte: “Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes”. Es como si nos dijera: No pongáis vuestra confianza en los bienes que no pueden salvaros. Por muchas riquezas que poseáis no os llevaréis un centavo de este mundo, no podréis añadir con todas ellas una hora más a los días de vuestra vida, ni os servirán para que os abran las puertas del Reino de los cielos. Aquí, en este mundo ante dinero se abren todas las puertas, allí, en la patria definitiva, se cierran. Esta es la cruda verdad.

Así, pues, con esta parábola Jesús nos quiere mostrar cuál es la verdadera riqueza, aquella sola que nos interesa asegurar y a la que debemos aspirar con toda nuestra alma: ¡ser ricos ante Dios! Esto es lo realmente importante. Pero para llegar a ser ricos ante Dios no podemos poner el corazón en los bienes de este mundo: “No podéis servir a Dios y al dinero”. San Pablo, por su parte, nos ha dicho: “Buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios: aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra”. Ser ricos ante Dios es ir asemejándonos a Cristo, “el cual, siendo rico, por vosotros se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza”. Cristo pobre es nuestro mayor tesoro delante de Dios: a Él tenemos que parecernos si queremos recibir la plenitud del amor de Dios. Si Cristo nos abrió el camino de la salvación desde el más absoluto despojo de sí mismo, nunca podremos nosotros recibir esta salvación si estamos llenos de nosotros mismos, si ambicionamos las riquezas de este mundo, si no nos despojamos “de la vieja condición humana con sus obras”. Por eso nos ha exhortado el Apóstol a dar muerte a todo lo terreno que hay en nosotros: “la fornicación, la impureza, la pasión, la codicia y la avaricia, que es una idolatría”.

Esta es la palabra de Dios que no podemos disimular ni adulterar. Es, sin duda, una palabra exigente para un tiempo de creciente relajación moral cuya causa última es el materialismo que nos invade. Donde sólo se vive para los bienes materiales, allí desaparece Dios y toda norma moral. Ojalá sepamos acoger con fe y obediencia esta palabra salvadora: ella y la Eucaristía son nuestro alimento y nuestra fortaleza para vivir en este mundo como hijos de Dios.

José María de Miguel González, O.SS.T.

HOMILIA- II

Exégesis: Lucas 12, 13-21.

Un oyente le pide a Jesús que intervenga en su favor en un cosa de herencia. Éste es uno de los pocos lugares en que Jesús se niega a hacer lo que se le pide. Jesús descubre que la herencia del padre ha desatado la ambición y la codicia entre los hermanos. Las palabras del Maestro se refieren a la actitud que deben tener sus seguidores en relación con las riquezas.

La vida no depende de los bienes. El que está preso de la codicia nunca obtiene lo suficiente. Querer apoderarse de todo es el intento inútil de querer escapar de la muerte. Sólo el pobre y la discreción aceptan la muerte en El gran teatro del mundo. La parábola del hombre rico con sus campos, con su monólogo interior, califica la actitud del que quiere demoler sus graneros para hacer otros nue-vos y más grandes. En este monólogo, el hombre habla consigo mismo y con su propiedad. Está cerca de cumplir el ideal de su vida: «Descansa, come, bebe, diviértete». Es el ideal de la vida de los que se han olvidado de Dios, según el profeta Isaías.

La contestación de Dios no se deja esperar: tus riquezas acumu-ladas no te valen para nada, las tendrás que dejar. Otros disfrutarán lo que has acumulado. Tu vida no va a depender de tus bienes. Con el dinero se puede comprar un piso pero no se puede comprar un hogar.

Dividir la herencia: puede tener dos sentidos: positivo, para que otros participen de ella y negativo para utilizarla en su propio interés que es nuestro caso... Este protagonista necio no hubiera desentonado de nuestra sociedad: cuenta del banco, inversiones.

Comentario

«El pan que no usas es el pan del hambriento; el vestido colgado en tu armario es el vestido del que está desnudo; los zapatos que no te pones son los zapatos del que está descalzo. El dinero que tienes bajo llave es el dinero de los pobres;. las obras de caridad que no haces son otras tantas injusticias que tú cometes» (San Basilio el Grande).

La forma de poseer lo que se tiene condiciona el seguimiento de Jesús: «Repártelo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; después sígueme». La mayor o menor dependencia de los bienes de este mundo y de la riqueza es la prueba de libertad, que el dis-cípulo tiene para el seguimiento. Renunciar a una cosa es creer en la otra.

No se trata de despreciar los bienes de la tierra, sino de no de-jarnos esclavizar por ellos. No dar valor prioritario a lo material. Sin condenar las riquezas, no idolatremos el dinero. Jesús llamó necio o insensato al rico, no porque fuera rico o hubiera trabajado por su bienestar o el de su familia, ni por haber amasado riquezas, sino porque había programado su vida, prescindiendo de Dios y olvidándose de Dios. No pensó en obreros y cosecheros que le acarrearon la cosecha abundante.

El compartir no contabiliza en el banco, ni en la hoja de califi-caciones. Debemos dudar de las relaciones con Dios que no estén fundadas en la preocupación por el hermano. Este rico del cuento es un buen ejemplo de confianza en las riquezas. Pero no percibe que él tiene también la vida en préstamo y está concluyendo el plazo de restituirla. La muerte le devuelve el sentido de la vida. Si durante el verano o las vacaciones seguimos fieles a la Euca-ristía dominical, estamos dando pruebas de que no olvidamos los valores cristianos.

Manuel Sendín, O.SS.T.
 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA de imagen